sábado, 18 de diciembre de 2010

Los superlativos


Hoy nos vamos a poner superestupendos, o sea, estupendísimos de la muerte... Y es que vamos a tratar los superlativos. No es que sean difíciles, pero hay algunos cambios normativos que es necesario conocer.

1. Superlativos en -ísimo cuya base puede diptongar (tipo fortísimo/fuertísimo)

Aunque siempre se habían rechazado las formas con diptongo (fuertísimo), ahora se aceptan las dos formas, las que tienen y las que no tienen diptongo, que se consideran más cultas. Así, algunos comunes son:
  • fortísimo/fuertísimo
  • bonísimo/buenísimo
  • certísimo/ciertísimo
  • valentísimo/valientísimo
  • calentísimo/calientísimo.
  • etc.
Sin embargo, solo se acepta corrientísimo, con diptongo. En el caso de nuevo, en España nuevísimo significa 'casi sin estrenar' ("Este pantalón está nuevísimo") y novísimo, 'muy reciente' ("Los novísmos poetas").

2. Otros superlativos en -ísimo con dos formas correctas

Existen dobletes en ciertos superlativos porque se aceptan tanto la forma popular como la culta. En estos casos, la Academia prefiere versión culta, pero son correctas ambas. Hay bastantes, pero las más comunes son las siguientes, de las cuales la primera que aparece es la preferida:
  • crudelísimo/cruelísimo
  • fidelísimo/fielísimo
  • popularcísimo/popularísimo
  • amplicísimo/amplísimo
  • sacratísimo/sagradísimo
  • amiguísimo/amicísimo
  • simplicísimo/simplísimo
3. Superlativos en -ísimo que se usan incorrectamente

Hay una serie de superlativos bastante comunes en la lengua coloquial que se consideran incorrectos. Expongo aquí los habituales, indicando a la derecha la versión correcta:
  • *mayorísimo por mayorcísimo
  • *antigüísimo por antiquísimo
  • *sabísimo por sapientísimo (de "sabio")
  • *cursísimo por cursilísimo (de "cursi")
  • *jovenísimo por jovencísimo
Aunque nadie los usa, las versiones correctas de magnífico, benevolente y benéfico son magnificentísimo, benevolentísimo y beneficentísimo. ¡Toma castaña!

4. Los superlativos en -érrimo

Desde antiguo el castellano presenta algunos superlativos cultos, la mayoría de origen latino, que se construyen con -érrimo. En estos casos, hacer el superlativo en -ísimo se consideraba incorrecto. Sin embargo, el uso o el capricho (que me expliquen a mí que se usa mucho el superlativo de "áspero") ha hecho que se acepten cinco dobletes, que son:
  • pulquérrimo/pulcrísimo (de "pulcro", 'limpio')
  • paupérrimo/pobrísimo (pauper en latín significa 'pobre')
  • aspérrimo/asperísimo
  • integérrimo/integrísimo
  • nigérrimo/negrísimo (niger, nigris es 'negro' en latín, así Nigeria o nigromante, por ejemplo).
Sin embargo, todos los demás adjetivos cultos en -érrimo solo tienen esa forma, es decir, no aceptan -ísimo. Son:
  • celebérrimo, de célebre
  • misérrimo, de mísero
  • salubérrimo, de saludable
  • libérrimo, de libre
  • acérrimo, que significa 'muy fuerte', pero viene de acre, 'amargo'
  • ubérrimo, que significa 'muy abundante'
Referencias: Gómez Torrego, Leonardo (2010). La normativa académica actual: cambios destacados. SM.

4 comentarios:

  1. que chuloooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  2. que chuloooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  3. en serio me ha venido muy bien aunque esto fue publicado hace años

    ResponderEliminar