sábado, 8 de diciembre de 2012

La tilde diacrítica

Se llama así a la tilde que se emplea para diferenciar dos palabras que tienen idéntica forma, pero que pertenecen a categorías gramaticales diferentes, como la preposición de (La casa de Juan) y el verbo (Haz lo que te la gana). Con alguna excepción, se acentúa la palabra tónica, esto es, la que tiene acento prosódico o, dicho de manera sencilla, la que “suena”; y no se acentúa la átona, que no tiene acento. Es por esto que otras palabras idénticas, pero de categorías gramaticales diferentes, no llevan tilde diacrítica, como la forma verbal vino (Juan vino a la boda) y el sustantivo vino (Nunca bebo vino): ambas son tónicas.

  1. Tilde diacrítica en monosílabos

    de

    preposición: La casa de Juan es bonita.
    sustantivo: Su nombre empieza por de.
    verbo: Haz lo que te la gana.
    el
    artículo: El coche es azul.
    él
    pronombre: A él no le gustas.
    mas
    conjunción adversativa:
    Me gusta, mas no mucho.
    más
    adverbio: No quiero más.
    conjunción de suma: Uno más uno, dos.
    sustantivo: Aquí falta el signo de más.
    mi
    determinativo posesivo: Mi vida es dura.
    nota musical: Has desafinado en el mi.
    pronombre personal: ¡A no me mires!
    se
    pronombre con diversos valores:
    Se lo advertí.
    Se besaban con pasión.
    Se cayó por las escaleras.
    indicador de impersonalidad:
    Se estudia poco aquí.
    indicador de pasiva refleja:
    Se venden coches usados.
    verbo ser: bueno y pórtate bien.
    verbo saber: Solo que no nada.
    si
    pronombre con diversos valores:
    Si estudias mucho, aprobarás.
    Dígame si le duele.
    ¡Si está lloviendo!
    sustantivo: La canción está en si mayor.
    adverbio de afirmación: , quiero.
    pronombre personal reflexivo:
    Lo consiguió por mismo.
    sustantivo: Han dado el al proyecto.
    te
    pronombre personal: No te quiero.
    sustantivo: Esa te debe ir en mayúscula.
    sustantivo: Me encanta el con leche.

    Nota: Según el Diccionario Panhispánico de Dudas, el plural es tés, conservando la tilde. Es una excepción normativa sin motivo aparente.
    tu
    determinativo posesivo: Dame tu correo.
    pronombre personal: eres mi amigo.
b. Tilde diacrítica en polisílabos

Un caso especial de tilde diacrítica está en los interrogativos y exclamativos. Las palabras adónde, cómo, cuál, cuán, cuándo, cuánto, dónde, qué y quién llevan tilde diacrítica cuando tienen valor interrogativo o exclamativo, ya sean preguntas o exclamaciones directas o indirectas: ¿Cuándo nos vamos?, ¡Qué bonito! (directas), Le pregunté cuánto costaba (indirecta). Estas formas pueden funcionar también como sustantivo: Quise averiguar el cómo y el cuándo de ese suceso.
Estas palabras se escribirán sin tilde diacrítica cuando funcionen como relativos. Estos casos pueden reconocerse porque suelen seguir a un antecendente, esto es, una palabra (que no sea un verbo) a la que complementan: La cafetería que te gusta no está lejos. En este caso, que es el relativo y va sin tilde, y su antecedente es cafetería. Esto es especialmente útil para no confundirse con las interrogativas indirectas, pues el interrogativo, que lleva tilde, suele ir tras un verbo conjugado: Me pregunto cómo de lejos está la cafetería.

Para los polisílabos solo, los demostrativos y aún/aun, os animo a visitar las entradas precedentes de este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada