miércoles, 26 de octubre de 2011

El "porqué" del "si no"

Hoy toca trabajar un tema de ortografía práctica que suele costar bastante, que son las formas casi homófonas porque, por que, porqué, por qué, sino y si no. Cada una de estas formas tiene un uso determinado que conviene analizar:
  • Por qué es la combinación de una preposición y un pronombre o un adjetivo interrogativo o exclamativo, por lo que lo utilizamos en las preguntas directas o indirectas: "¿Por qué no estudias más?", "Le pregunté por qué no estudiaba más".
  • Porque es una conjunción causal, por lo que es la opción ideal de las respuestas a las preguntas: "¿Por qué no estudias más? Porque no tengo tiempo". También aparece en las oraciones causales, donde puede ser sustituido por ya que o puesto que: "No te lo dije porque me daba vergüenza".
  • Porqué es un sustantivo, por lo que admite determinantes e, incluso, la formación de un plural: "El porqué de las cosas", "No entiendo tus porqués".
  • Por que es el menos habitual. Está formado por una preposición por seguida del relativo que; el truco está en que podemos intercalar un artículo entre ambos: "¿Sabes la causa por (la) que has suspendido?". También puede aparecer, en ocasiones, con un valor final frecuente en la lengua oral: "Lo hice por que (= para que) lo consiguieras".
  • Si no está formado por una conjuncion subordinante condicional, si, y un adverbio de negación, no: "Si no lo consigues, tendrás problemas". Es fácil ver que va separado, porque si la oración es afirmativa, si va solo: "Si lo consigues, no tendrás problemas".
  • Sino es una conjunción coordinante adversativa: "No haremos ese ejercicio, sino el siguiente"; suele ir tras una coma. Como sustantivo, significa 'destino': "Suspeder matemáticas es mi sino".

No es difícil, pero hay que acostumbrarse. ¡Suerte, y a por todas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada